Flexiona el resorte de la humillación.

(1 Pedro 5:6).

Los eventos humillantes son aquellos que degradan y avergüenzan a una persona. Vivir una situación humillante es algo doloroso y que puede dejar profundas heridas. Casos como el de ser echado de una reunión delante de todos los invitados, o el de ser regañado en público por parte de un superior, o el de ser objeto de las burlas de un profesor y el grupo por no atinar una respuesta, o el de ser despreciados por una persona que nos atrae mucho, son momentos que nadie quisiera repetir.

El mejor consejo en materia de humillaciones es que nunca le hagas pasar una a alguien y que muestres consideración y respeto por los demás, pues lo que le hacemos a otra persona, más adelante nos lo harán a nosotros. Y si has sido víctima de humillaciones o algún día tuvieres que pasar por una, activa tus sistemas de defensa y del perdón. Es decir, no te des el lujo de sentirte ofendido, no te comas la sucia comida que te han servido. La ofensa sólo es ofensa cuando se recibe, de manera que no la recibas.

Cuando una persona te quiere dar suciedad fue porque ya se ensució con ella, pero tú no tienes que ensuciarte, a no ser que la recibas. Por eso, no dejes que te tiemble la voz, ni te pongas rojo de la vergüenza, ni respondas con groserías o violencia. Conserva la calma, muestra carácter, somete tu orgullo y perdona el incidente, pásalo por alto, como si nunca hubiera acontecido. Ya no le des cabida en tu mente y no pienses más en eso. Renuncia a toda posibilidad de revancha o venganza y recuerda que perdonar es olvidar.

Ahora, aunque te suene raro, considera una humillación que sí es buena y a la que vale la pena someterse de buena gana. Es aquella que nos hacemos a nosotros mismos debajo de la poderosa mano de Dios.

Cuando dejas tu orgullo, tu vanidad y prepotencia y te postras ante Él reconociendo tu pecado, tu imperfección e incapacidad, entonces el Señor te levantará y te ensalzará en el momento oportuno. Sométete debajo de su mano, que es la que te levanta, en lugar de esperar a ser sometido debajo de sus pies. Esto funciona como el resorte, entre más alto quieras subir, más abajo deberás ir.

Así es que si quieres ser exaltado por Dios, empieza por flexionar el resorte de tu humillación. Llévalo bien abajo, para que te dispare bien arriba.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

9 thoughts on “Flexiona el resorte de la humillación.

  1. Gracias Doni, éstas palabras cobran vida cuando la situación se presenta no?. Definitivamente hay que practicar la regla de oro. Dios te bendiga

  2. Doni:
    Cuán cierto son estas palabras!!!! Yo estoy alli abajo, pero con la certeza de que el resorte disparará en cualquier momento porque el Señor me está dando fuerzas. Sus fuerzas que no son las mías. Siempre reaccioné mal ante la humillación. Antes comía de esa comida sucia y al leer esto me dí cuenta cuanto envenené mi alma. Maravilloso!!!!

  3. me gustaria recibir en mi correo los devocionales, para poder imprimirlo y asi podria leerlo muchas veces son muy hermosas, una palabra hace mucho puede consolarme si estoy triste o si estoy aflijida en cuantro la paz al leerla……….la semana pasada me encanto el de la evolucion.

  4. HOLA DONI!! MUY BUEN DEVOCIONAL, COMO SIEMPRE!! LA CLAVE DEL EXITO EN PUBLICO ES LA HUMILLACION EN LO PRIVADO. ME CUESTA PERO O VOY A PONER EN PRACTICA!! GRACIAS POR OTRA LECTURA QUE DA ALTO APRENDIZAJE!! SOBRENATURALES BENDICIONES!!

  5. hola Doni, es de gran bendicion este devocional lo compartire este domingo en la iglecia en un peq espacio para un devocional…..gracias por dedicar tu tiempo en edificarnos….Bendiciones!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *