Isaac y Rebeca, dos tortolitos.

(Génesis 26:6-13; Proverbios 5:18-19).

Las caricias y demostraciones de afecto entre los cónyuges no tienen edad de jubilación, por el contrario, con el pasar de los años dichas manifestaciones deben ser procuradas para mantener vivos el amor y el romance dentro de la pareja.

Los esposos que se saben prodigar caricias y palabras tiernas, aunque estén ancianos, no sólo se reafirman el uno en el otro emocionalmente, sino que nutren la relación.

Además fortalecen la sana convivencia, son más saludables y dan un bonito ejemplo a hijos y nietos sobre el amor matrimonial.

La Biblia en el libro de Génesis nos muestra un cuadro enternecedor que refleja muy bien la manera como se llevaban Isaac y Rebeca, dos esposos mayores que estaban en una tierra extranjera sobreviviendo a un tiempo de economía escasa.

Al llegar a la región de Gerar, Isaac, el hijo de Abraham, al notar que Rebeca, la dama que tiene como esposa, era una preciosa mujer, le pide que por favor diga que es su hermana y no su esposa.

Ello debido a que él calculaba que en esas tierras donde no había temor de Dios cualquiera podría matarlo sólo para robarle a su amada.

El plan parecía marchar bien, además su papá Abraham también lo había ejecutado de igual manera.

Pero sucede que Isaac es de esos esposos que mima a su princesa, que la acaricia y que le dice cosas lindas al oído.

A la vez que se siente complacido cuando su esposa le pasa su suave, pequeña y delicada mano por el rostro o por el cabello, le habla a un centímetro de su boca y le da tiernos besitos.

Y aconteció que en uno de esos días en que los dos estaban como tortolitos en un lugar donde se supone que no iban a ser detectados por algún paparazzi, el rey Abimélec, asomándose por la ventana, vio la escena y se sorprendió.

¡Ajá! Dizque hermanos, estos dos son pareja y se aman de verdad, concluyó el monarca.

Razón por la cual mandó llamar a Isaac y lo confrontó. Isaac entonces no tuvo más remedio que decir la verdad y confesar que temía que la gente del lugar al ver ese pastelito que tenía como esposa, intentara matarlo y quitársela.

De todas maneras la historia terminó bien, pues dicha situación fue aprovechada por Dios para resolverla de forma muy favorable para Isaac y Rebeca.

Y seguro que a partir de ese día, aunque fueran mayores, los dos ya no tenían reparos en andar abrazaditos.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy martes 20 de mayo de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 472. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

4 thoughts on “Isaac y Rebeca, dos tortolitos.

  1. hola mi dony mi DIOS me lo bendiga siempre ati y tu familia estoy encantada de los comentarios de devocionales en pijama exelente y es verdad DIOS quiere lo mejor para nosotros y no tenemos porue vivir inspirando lastima alos demas asi le digo amis hijos y amistades que DIOS es un padre bueno y nos ama demaciado y si hicieramos lo contrario es como si vieramos a un DIOS pobre que no quiciera que triunfaramos pero noooo el es grande y sera para siempre gracias dony bendiiones un abrazo en cristo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>