Amado, yo deseo que tengas salud.

(3 Juan 1:2).

Continuando con la carta que el apóstol Juan le escribió a su amigo y hermano en la fe Gayo, lo segundo que le expresa por lo cual ora a Dios es para que tenga buena salud.

La sanidad que Jesucristo vino a impartir a la tierra y todos los milagros de sanidad que siguen ocurriendo en su nombre son precisamente para devolverles a las personas la salud que han perdido.

Es mejor gozar de la bendición de la salud y no de la sanidad, porque para sanarse hay que enfermarse primero.

En cambio, lo que Dios desea, es que no perdamos la salud. Es por eso que si alguien que se enfermó del corazón por malos hábitos alimenticios es sanado milagrosamente por Dios, ahora deberá conservar esa salud reprogramando su forma de nutrirse y de vivir para no recaer.

Básicamente hay siete consejos que te ayudarán a mantenerte saludable en la vida:

  1. Consume agua generosamente. Hay quienes le dan demasiada comida a su cuerpo cuando lo que realmente está padeciendo es una gran sed.
  2. Come inteligentemente, de acuerdo a tus necesidades y no de acuerdo a las costumbres culinarias del país o a las ofertas del mercado gastronómico.
  3. Haz ejercicio, no te oxides, la vida sedentaria enferma y mata aún al más fuerte.
  4. Descansa y duerme lo justo, tu cuerpo es como una máquina que se auto repara.
  5. Ten buena higiene con tu cuerpo, la ropa, la vivienda y utensilios de trabajo, pues la suciedad atrae las enfermedades. El vocablo griego que se ha traducido como salud en 3 Juan 2 es HUGIAINO, de donde viene la palabra higiene.
  6. Cuida la salud de tu mente, está comprobado que las personas que no perdonan, que viven llenas de rencores y que se enojan por todo, alteran el balance químico de sus cuerpos, bajan sus defensas y se hacen propensas a enfermarse.
  7. Cuida la salud de tu espíritu, cuando una persona tiene la paz de Dios en su vida puede procesar de mejor manera toda la toxicidad de un mundo corrompido.

El apóstol Pablo le dice a los Corintios en su primera epístola que el cuerpo que tenemos es santo, porque en él vive Dios en la persona del Espíritu Santo, por lo cual debemos cuidarlo y sustentarlo.

Y también nos amonesta a no dejar que la carne, que es inmaterial y pecaminosa, use nuestro cuerpo, que es material y santo, para cosas dañinas, inmorales y destructivas.

¡Dios te ama mucho y te quiere saludable!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy miércoles 20 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 538. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Amado, yo deseo que seas prosperado en todo.

(3 Juan 1:2).

El apóstol Juan le escribió una carta a su amigo y hermano en la fe Gayo en la cual le saluda diciéndole que le ama y que desea que sea prosperado en todas las cosas, y que tenga salud, así como prospera su alma.

Saludo que aunque era un formalismo de la época también expresa el verdadero deseo de un Dios de amor hacia su hijo amado.

Por ello en nuestra mente debe cambiarse el concepto de que el amor de Dios por mí es tan grande que su anhelo es que viva en la miseria, padeciendo necesidades, durmiendo en una porqueriza, vistiendo harapos, comiendo suciedades y oliendo a jaula de mono.

¿Y por qué alguien pensaría así? Por la herencia religiosa que nos legó la colonia española que durante 400 años nos hizo creer algo que todavía permanece en el inconsciente colectivo de millones de latinoamericanos, y es pensar que entre más suframos en este mundo más merecedores seremos del cielo.

Teología que es absurda y contraria a la voluntad de Dios, pues el cielo no se gana con sufrimientos; es más, ni siquiera se gana, sino que se recibe de gracia y por la fe.

Los sufrimientos que un cristiano puede llegar a padecer se deben o a sus malas decisiones, o a persecuciones por motivos de su fe, o a terapias que Dios le da en momentos específicos de su vida para templar su carácter.

Pero el vivir con el complejo de mártir no refleja para nada el verdadero deseo de nuestro amoroso Padre celestial, sino que por el contrario, lo acusa de sadismo.

Jesucristo nos enseñó que por muy malo que sea un hombre jamás le dará una piedra a un hijo que le pida un pan, o una serpiente cuando le haya solicitado un pescado.

Y si la gente mala da cosas buenas a sus hijos, cuanto más Dios que es tan bueno no les dará lo mejor a sus hijos.

El apóstol Pablo dice que si Dios fue capaz de entregar a su propio hijo Jesucristo por nosotros, cómo no nos dará junto con Él todas las cosas.

En el original griego de 3 Juan 1:2 lo que el autor expresa es que ora con el deseo vehemente de que su amigo sea próspero.

Y para prosperidad usa el vocablo EUODO que viene de las raíces EU, bien, y HODOS, camino, lo cual nos habla de un camino de bienestar, de un proceso en  el que se dan sucesivas mejorías en las cosas materiales.

Y lo anterior viene como fruto del trabajo, de las buenas decisiones, del ahorro y de la fidelidad a Dios.

No como el resultado intempestivo de un acto codicioso en el que le doy 100 dólares a Dios para que Él me devuelva 1000, como parecen sugerir algunos oradores.

Es erróneo pensar que toda carencia material se deba a una maldición, o a un ataque diabólico, o a una pobre vida espiritual.

Y también lo es el creer que para ser más santo hay que ser un miserable.

Hay casos de personas de escasos recursos materiales pero muy ricas en fe. Y hay casos de personas de abundantes recursos materiales, pero muy pobres en fe.

De todas maneras el principio general es este: “Dios desea prosperarte materialmente”.

No dice la Biblia que Dios hará multimillonarios a todos sus hijos, pero sí que los desea prósperos materialmente.

¿Y qué de la salud y la riqueza espiritual? Esos serán temas para los siguientes devocionales.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy martes 19 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 537. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Por todo… ¡muchas gracias!

(1 Tesalonicenses 5:18)

El expositor invitado miró a todos los presentes, inspiró profundamente y con voz pausada y firme comenzó su alocución diciendo estas palabras:

“Damas y caballeros, es para mí un honor poder dirigirme a ustedes como el orador invitado a esta gran cena de gala que han organizado en su comunidad para recaudar fondos para el rescate de los niños de la calle.

De veras que ha valido la pena hacer este viaje para compartir esta noche con sus familias, con las autoridades civiles, militares y espirituales aquí presentes y los representantes de diversos medios de comunicación.

Hace varios años, al salir de un edificio y caminar hacia el estacionamiento de la calle, un hombre surgió de entre la oscuridad apuntándome con una pistola y exigiéndome con palabras muy vulgares que le entregara mi billetera y todo lo que llevara de valor.

Le di el dinero que tenía y el reloj. Y de inmediato me dio la espalda para irse. Pero yo le grité que esperara. Él se volteó y se quedó mirándome intrigado.

Entonces le dije que si me dejaba abrir el auto le podría dar algo más. Así que saqué un pequeño recipiente donde con mi esposa guardamos todas las monedas que nos iban quedando y se lo di también.

Luego le entregué mi tarjeta de presentación agregándole que si alguna vez precisaba de una voz amiga, que me llamara, que estaba para ayudarlo, pero que había alguien que le podría ayudar mucho mejor que yo, y ese era Jesucristo, y que siempre lo encontraría a la distancia de una oración.

Tan pronto quedé solo, me metí al auto y allí estuve un buen tiempo en silencio, en la oscuridad, pasando el susto y dándole gracias a Dios por siete cosas:

Primero, porque seguía vivo. Segundo, porque no se llevó el auto. Tercero, porque el dinero no fue mucho ya que hoy en día se carga poco efectivo.

Cuarto, por el reloj que se llevó, porque era uno barato y no el que me había regalado mi esposa. Quinto, porque por la misericordia de Dios fui yo la persona asaltada y no el asaltante. Sexto, porque le pude sembrar la semillita del mensaje de Jesucristo en su corazón.

Y la verdad es que el séptimo motivo de gratitud  fue más en fe, creyendo que algún día se materializaría, pues oré para que Dios cambiara el corazón de ese delincuente, para que le diera una nueva vida y la oportunidad de hacerle bien a la humanidad.

Hoy, doy las gracias a Dios por la dicha de ver, delante de todos ustedes, a ese hombre. Se trata ni más ni menos que del pastor organizador de este evento y quien me invitó a hablarles”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy lunes 18 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 536. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Un ladrón puso a Jesús manos arriba y mira lo que le sacó.

Criminal

(Lucas 23:33-42).

Así es como lo cuenta la Biblia, que un ladrón puso a Jesús manos arriba y le sacó un valiosísimo tesoro.

El hecho se registró en Jerusalén hace más de dos mil años y fue de conocimiento de las autoridades policiales de la época.

La investigación de los cronistas judiciales Mateo, Marcos, Lucas y Juan, registran que la víctima, Jesucristo, fue llevado a un lugar llamado “La Calavera”, donde fue crucificado junto con dos ladrones.

Y su ejecución se realizó en medio de las burlas del pueblo, los soldados, la alta jerarquía eclesiástica y reconocidos líderes religiosos y teólogos, que en su vasta formación académica no pudieron reconocer que ese Jesús que estaba allí era el Mesías, el mismísimo Dios, sólo que en forma humana.

Uno de los ladrones también hacía mofa de Jesús, desafiándole a que se bajara de la cruz y les ayudara a fugarse, si es que realmente era Dios.

Pero el otro malhechor, que estaba al otro lado de Jesús, reprendió a su compinche y le hizo ver que era el colmo que ni siquiera estando a las puertas de la muerte tuviera reverencia ante Dios.

Le señaló que ellos al fin y al cabo estaban allí por culpa de sus delitos, pero que Jesús, siendo inocente, estaba padeciendo injustamente. Luego miró a Jesús y le dijo que se acordara de él cuando estuviera en su reino.

En ese instante el Señor le dijo que ese mismo día estarían los dos en el Paraíso. Esa fue la mejor jugada que ese criminal hizo en toda su existencia.

Sí, los familiares, vecinos y autoridades, hubieran podido alegar que esa escoria social había sido un mal marido, mal padre, mal hijo, ladrón, estafador, homicida y mucho más, pero nadie le podía quitar lo que le había sacado a Jesús en ese momento, el tesoro más valioso para un ser humano: la salvación del alma.

¿Y cómo lo logró? Haciendo tres cosas: La primera, reconociendo que era un pecador. La segunda, creyendo que Jesús era Dios y lo podía salvar. Y la tercera, arrepintiéndose y pidiéndole que lo salvara.

Pero era necesario hacer las tres cosas juntas, pues no es suficiente el reconocer que estamos enfermos, y hasta tener la medicina, sino que debemos tomárnosla.

Y Jesús estaba en ese lugar, con las manos arriba, por ese ladrón arrepentido, y por el no arrepentido también, sólo que uno de ello sí tomó la medicina y se salvó, el otro no.

Pero la muerte de Jesús también fue por ti y por mí, así que ahora debes hacerte la siguiente pregunta: ¿tomaré la medicina?

Jesús te está esperando. ¡Ora a Él, ahora mismo y pídele perdón por tus pecados!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy domingo 17 de agosto de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y mañana lunes 18 de agosto escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si deseas ser mi amigo en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Huir no siempre es de cobardes.

 Huir

(1 Timoteo 6:11).

Tenemos la idea preconcebida de que todo aquel que huye es siempre un cobarde, mas la verdad es que muchas veces es sabio hacer el toque de retirada.

En el deporte y en la guerra, por ejemplo, retirarse para reagruparse y planear una mejor estrategia de ataque podría cambiar una humillante derrota en una gran victoria.

Así mismo, en la vida hay que considerar algunas ocasiones en que es mucho mejor huir que quedarse a sufrir las consecuencias de la terquedad. Siete de esos momentos los encontramos en la Biblia:

1. Huir de la fornicación. Correrle, salir despavorido, como si acabáramos de pararnos sobre un cocodrilo. Así lo hizo José, en Egipto, cuando su jefa lo acosaba (1 Corintios 6:18).

2. Huir de la pasiones juveniles, las cuales son tendencias explosivas e irracionales hacia lo prohibido y que no sólo atacan a los muchachos, sino también a los adultos que viven la crisis de no aceptar la edad madura y ser presa de fantasías (2 Timoteo 2:22).

3. Huir de la idolatría, que no sólo es adorar imágenes u otros dioses, sino también amar a una persona, al dinero, o a cualquier cosa, más que a Dios (1 Corintios 10:14).

4. Huir de las peleas. El que se deja llevar de la ira es esclavo de sus dichos y obras y por ello habrá de lamentarse, pero el que es sabio sabe pasar por alto una ofensa e ignorar al tonto que lo desafía a reñir. Para pelear se necesitan mínimo dos, así es que si uno solo se niega a hacerlo, la pelea se acaba por sustracción de materia. (Proverbios 12:16).

5. Huir de los peligros. Sólo los necios ven el peligro y no se les ocurre tomar todas las precauciones necesarias, es por ello que van de fracaso en fracaso y siempre le echan la culpa a Dios, al destino, al gobierno y a todo el mundo, menos a ellos mismos. (Proverbios 22:3).

6. Huir de los chismes. Cuando un suelto de lengua comience a sacarle los cueros al sol a alguien, disimuladamente cambia el tema o aprovecha y date una ida al baño (Proverbios 20:19).

7. Huir de las deudas. No adquieras compromisos económicos que luego te robarán la paz y te ahogarán. No te dejes tentar por las compras a crédito, aléjate de ellas. (Romanos 13:8).

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy sábado 16 de agosto de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y el próximo lunes 18 de agosto escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Para el mexicano, José José, para el cristiano, Pepe Pepe.

(1 Corintios 1:2).

El tópico de hoy no es precisamente la música balada, sino la santidad, aunque el título pareciera sugerir la referencia a cantantes.

Lo que sucede es que la expresión Pepe Pepe en lugar de ser el nombre de una persona, es un juego de palabras que utilizo como recurso pedagógico y nemotécnico para abordar el tema de la santidad en la Biblia.

Es pedagógico porque se busca enseñar el concepto de la manera más  fácil posible.

Y es nemotécnico porque incluye una técnica para memorizarlo, en lugar de olvidarlo.

Cuando el apóstol Pablo escribe a los Corintios la primera epístola, en el capítulo uno versículo dos dice que su misiva está dirigida a los santificados en Cristo Jesús, a los que  han sido llamados a ser santos.

Y aquí surge una pregunta: ¿si los cristianos ya han sido santificados por qué entonces están llamados a ser santos?

Y esto se puede complicar aún más cuando leemos que Pablo dice que él fue santificado desde el vientre de su mamá, es decir, desde antes de nacer y de ser cristiano.

Y la confusión puede ser mayor si leemos que sin santidad nadie verá a Dios. Y que sólo seremos verdaderamente santos, perfectos, cuando estemos ante la presencia de Dios.

Para desenredar la madeja primeramente entendamos que según la Biblia ser santo quiere decir ser apartado, separado, consagrado.

Que los santos no son difuntos, sino personas vivas de carne y hueso que han sido dedicadas a Dios. Por ello es que cuando habla de los santos se refiere a los cristianos miembros de la iglesia.

Lo segundo a tener presente es que hay cuatro tipos de santidad:

La primera es la de pre conversión, que se refiere a lo que era antes de profesar la fe cristiana, cuando Dios ya me había apartado para Él.

La segunda es la posicional, que se refiere a lo que soy en Cristo, cómo Dios me ve puro y perfecto a través de la persona de Jesús.

La tercera es la progresiva, que se refiere a lo que debo ser en lo moral, cómo debo madurar, mejorar cada día ante Dios y los hombres.

Y la cuarta y última es la perfecta, que se refiere a lo que seré en un futuro, cuando esté ante la presencia de Dios, cuando no exista el pecado para mí y pueda ver al Señor cara a cara.

En resumen, los cuatro tipos de santidad que tenemos en el Nuevo Pacto de la Biblia, pre conversión, posicional, progresiva y perfecta, comienzan con la letra “P”, son las cuatro “Pes” de la santidad, son las “Pe, Pe, Pe,  Pe”.

Y si los mexicanos tienen al príncipe de la canción, a José José, los cristianos tenemos el principio de la santidad, a Pepe Pepe.

Y creo que con este recurso ya nunca nos olvidaremos del tema de la santidad.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy viernes 15 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 535. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

¡Ah no! Así no, Amnón, así no.

(2 Samuel 13:1-15).

Cuán fácilmente un chico joven y soltero puede confundir pasión con amor, deseo con dulzura, aventura con ternura y ebullición hormonal con anhelos de hogar.

Eso le pasó a un muchacho de una familia muy acaudalada, famosa y poderosa.

Él se llamaba Amnón, era hijo del rey David, y según el relato bíblico un día le confesó a su amigo Jonadab que la causa de que se viera enfermizo era porque estaba profundamente enamorado de su bellísima media hermana Tamar, una jovencita tan linda que parecía sacada de la portada de una revista.

Y él sufría el tormento de estar muy enamorado de ella y tener que llevar ese sentimiento en secreto, pues no le podía hacer nada a una chica que era virgen y que estaba muy bien cuidada por su familia.

Lamentablemente Jonadab, el amigo de Amnón, era muy astuto, no sabio, sino astuto, y le aconsejó que se fingiera enfermo e hiciera venir a Tamar con la excusa de atenderlo. Y así fue.

Cuando la joven llegó, Amnón mandó a salir de la casa a toda la servidumbre y quedándose solo con ella la violó, a pesar de todas las suplicas que ella le hiciera, e incluso, de proponerle que la pidiera en matrimonio.

Pero Amnón no pensaba en ella, sólo en él, en satisfacer su instinto animal, en calmar unas hormonas recalentadas.

Y eso que él llamaba amor después se le convirtió en un terrible odio hacia ella, más fuerte que el amor que decía tenerle.

Si su amigo Jonadab, en lugar de ser astuto hubiese sido sabio y una buena influencia para Amnón, más bien le hubiera puesto los puntos sobre las íes y le hubiera dicho:

“¡Ah no! Así no, Amnón, así no. No me vas a echar el cuentico de que eso que tú sientes por Tamar es amor, olvídate de eso.

Lo que tienes es una obsesión por la belleza de esa jovencita. Tú no la amas, tú la deseas.

Tú no piensas en lo mejor para ella, tú piensas en saciarte con ella.

Y ese sentimiento se te ha vuelto incontrolable por el hecho de ser algo secreto, prohibido, lo cual te lo presenta como una fantástica aventura.

Y como has estado encerrado, con la mente desocupada, pues no haces sino pensar en ella, soñar con ella y tener fantasías nada santas con ella.

Si tú realmente  amaras a esa joven, pensarías en cómo bendecirla, cuidarla, respetarla, ayudarla y  orarías por ella.

Vamos, vístete y sal de este encierro. Vamos a jugar fútbol.”

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy jueves 14 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 534. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

No basta con decir la verdad, hay que saber cuál, a quién, cómo, cuándo y dónde.

Insultar

(Proverbios 25:11). 

Como naranjas de oro con incrustaciones de plata son las palabras dichas a tiempo”. Esto es lo que enseña Proverbios 25:11.

Y es un buen consejo para aquellos que se jactan de decir la verdad y de no tener “pelos en la lengua” para decir las cosas.

Para aquellos que se enorgullecen de ser sinceros, de odiar la hipocresía y la mentira y de ser supuestamente muy confiables por ir siempre de frente, por no hablar a espaldas de nadie y por decir las cosas como son, duélale a quien le duela.

Aunque la verdad es que tales personas con sus maneras imprudentes sólo demuestran que son agresivas, groseras, ofensivas, peligrosas y faltas de misericordia y bondad.

Claro que es bueno decir la verdad, no hablar a espaldas de alguien, repeler la mentira y la hipocresía, y ser sinceros.

Pero ello no significa actuar salvajemente escupiéndole la verdad a la gente en la cara. La verdad debe usarse para bien, no para mal.

Tomemos por ejemplo el caso de una farmacia. Todos los productos que allí se venden han sido fabricados en laboratorios con la finalidad de atacar las enfermedades de la población.

Pero eso no quiere decir que vas a tomar de la estantería cualquier medicamento al azar y lo vas a ingerir. No, jamás.

Eso podría hasta provocarte la muerte. ¿Matarte un medicamento que fue hecho para sanarte?

Sí, porque tomaste el no indicado para tu condición. Lo que debes hacer es consultarle al especialista cuál medicamento es el adecuado para ti.

Después deberás verificar cómo consumirlo, a qué horas, en qué cantidades y hasta cuándo.

También sería conveniente que preguntaras si hay contraindicaciones y algunos efectos secundarios.

Ahora, volviendo con el asunto de decir la verdad, ésta debe usarse para el bien de la persona a la que se la comunicamos, no para atormentarla o abofetearla.

Por supuesto que decir la verdad puede ser molesto, como algunas medicinas, pero no por ello debemos ser sádicos y torturar a los oyentes.

Miremos otro ejemplo, el del predicador cristiano. Éste deberá depender del Espíritu Santo para saber cuál verdad de todas las que hay en la Biblia será la más adecuada enseñar a su rebaño de acuerdo a sus necesidades específicas.

Después de saber escoger la verdad a enunciar deberá ser sabio en planear cómo comunicar esa verdad.

Y lo hará teniendo en cuenta la naturaleza del tema, el propósito, el tipo de auditorio, el tiempo disponible, las circunstancias y los recursos técnicos disponibles, tales como el sonido y el video.

No basta con decir la verdad, hay que saber cuál, a quién, cómo, cuándo y dónde.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy miércoles 13 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 533. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Flexiona el resorte de la humillación.

(1 Pedro 5:6).

Los eventos humillantes son aquellos que degradan y avergüenzan a una persona. Vivir una situación humillante es algo doloroso y que puede dejar profundas heridas.

Casos como el de ser echado de una reunión delante de todos los invitados, o el de ser regañado en público por parte de un superior, o el de ser objeto de las burlas de un profesor y el grupo por no atinar una respuesta, o el de ser despreciados por una persona que nos atrae mucho, son momentos que nadie quisiera repetir.

El mejor consejo en materia de humillaciones es que nunca le hagas pasar una a alguien y que muestres consideración y respeto por los demás, pues lo que le hacemos a otra persona, más adelante nos lo harán a nosotros.

Y si has sido víctima de humillaciones o algún día tuvieres que pasar por una, activa tus sistemas de defensa y del perdón.

Es decir, no te des el lujo de sentirte ofendido, no te comas la sucia comida que te han servido. La ofensa sólo es ofensa cuando se recibe, de manera que no la recibas.

Cuando una persona te quiere dar suciedad fue porque ya se ensució con ella, pero tú no tienes que ensuciarte, a no ser que la recibas.

Por eso, no dejes que te tiemble la voz, ni te pongas rojo de la vergüenza, ni respondas con groserías o violencia.

Conserva la calma, muestra carácter, somete tu orgullo y perdona el incidente, pásalo por alto, como si nunca hubiera acontecido.

Ya no le des cabida en tu mente y no pienses más en eso. Renuncia a toda posibilidad de revancha o venganza y recuerda que perdonar es olvidar.

Ahora, aunque te suene raro, considera una humillación que sí es buena y a la que vale la pena someterse de buena gana. Es aquella que nos hacemos a nosotros mismos debajo de la poderosa mano de Dios.

Cuando dejas tu orgullo, tu vanidad y prepotencia y te postras ante Él reconociendo tu pecado, tu imperfección e incapacidad, entonces el Señor te levantará y te ensalzará en el momento oportuno.

Sométete debajo de su mano, que es la que te levanta, en lugar de esperar a ser sometido debajo de sus pies.

Esto funciona como el resorte, entre más alto quieras subir, más abajo deberás ir.

Así es que si quieres ser exaltado por Dios, empieza por flexionar el resorte de tu humillación.

Llévalo bien abajo, para que te dispare bien arriba.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy martes 12 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 532. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

La perseverancia en un caso de justicia.

(Lucas 18:1-8).

Durante un juicio por corrupción el fiscal interroga al testigo:

- ¿Es cierto que usted recibió una cantidad de dinero para obstruir la investigación?

El testigo permanece en silencio. El fiscal creyendo que no le había oído le repite:

- ¿Recibió usted una cantidad muy importante de dinero para obstruir la investigación?

Como el testigo no responde el juez se dirige a él y le dice:

- Por favor, responda a la pregunta.

- ¡Oh! perdón, creí que el fiscal se dirigía a usted señor juez.

Un relato cómico que refleja la realidad de un sistema judicial injusto que se supone debe administrar justicia. ¡Qué ironía! ¡Pedirle al injusto que haga justicia!

¿Habrá alguna esperanza? Jesucristo contó una historia similar llamada: “La parábola de la viuda y el juez injusto”.

Era el caso de una mujer que acudía con insistencia ante el magistrado a pedirle que le librara de su adversario. Y la situación de esta señora sí que estaba bien complicada.

Por un lado, era viuda, no tenía un esposo que sacara la cara por ella. Y por el otro, no contaba con recursos como para contratar a un buen abogado que la representara.

Además, tenía a ese adversario que le hacía la vida imposible y se aprovechaba de ella. Y para colmo, el sistema judicial estaba corrompido, pues el juez era un hombre injusto y con las características de quien no respeta ni a hombre ni a Dios.

¿Habría algún asomo de esperanza para esta mujer viuda, sola, pobre y agraviada?

Jesús cerró el relato diciendo que esta dama logró lo que se había propuesto. Se jugó una carta que ni el mismísimo juez pudo soportar: la perseverancia.

La viuda se le convirtió al magistrado en una sombra, se le aparecía hasta en la sopa; estaba todos los días clamándole por justicia, a tal punto que éste, para quitársela de encima, aunque no temía ni a hombre ni a Dios, emitió un fallo a su favor.

Después de la narración Jesús preguntó a su auditorio:

“¿Si esta viuda, siendo perseverante, logró que un juez injusto le hiciera justicia y fallara a su favor, creen ustedes que Papito Dios, con todo y lo justo que es, se tardará en responderles a ustedes que claman a Él día y noche para que les haga justicia? Claro que no. Dios les atenderá con prontitud”.

La moraleja de la historia es: “sé constante en la oración”. Perseverar es clave. Nadie obtendrá algo de Dios con oraciones apuradas o intermitentes.

No porque el Señor sea sordo, olvidadizo o negligente, sino porque quiere desarrollar el carácter de Cristo en nosotros.

Así es que si tu oración es conforme a la voluntad de Dios, no cejes, no pares, no desmayes, vuélvete hasta inoportuno.

Clama a Dios mañana, tarde y noche.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy lunes 11 de agosto de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 531. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.