Yo no la resisto, yo huyo de ella.

(1 Corintios 10:12-14).

Raúl se acercó al conferencista para plantearle con la mayor sinceridad cuán fuertes eran sus luchas para poder vencer las tentaciones que le asediaban como joven, pero éste le sorprendió con una sinceridad aún mayor, pues le habló con su corazón abierto y con la autoridad de un padre, con la comprensión de un amigo, y sin santurronería, pero con fervor:

“Te agradezco que me cuentes cosas tan personales Raúl y confío en que Dios me use para ayudarte de manera práctica.

Mira, cuando dices que te parezco una persona muy santa, muy sabia y que no tengo tentaciones como los demás seres humanos, es porque esa es la imagen idealizada que te has hecho de mí a partir de mis escritos y charlas que te parecen muy divertidas y espirituales, pero no porque me conozcas internamente.

Si vieras dentro mí sabrías que soy exactamente igual a ti y a todos los demás.

No existen cristianos que no tengan tentaciones, todos las tenemos, hasta Jesucristo las enfrentó. Y tendremos ese problema hasta que nos muramos.

¿Cómo crees que me siento cuando se me acercan esas mujeres despampanantes que huelen espectacular y me abrazan y me dicen que me admiran y que nadie habla tan lindo como yo?

Primeramente tengo que concentrarme en mirarlas a los ojos y no hacia otras partes de su cuerpo. Porque ni soy ciego, ni soy de piedra, ni soy homosexual ni tengo problemas hormonales. Soy tan hombre como el resto de los mortales.

Pero cuando llego al hotel termino de rodillas al lado de mi cama reconociendo mi debilidad y pidiéndole al Señor que su Espíritu Santo que mora en mí, me fortalezca en mi ser interior y me llene de su presencia.

Después llamo a mi esposa y fortalezco mi amor y comunión con ella para que mis ojos sean sólo para ella y no para otra persona.

Yo no quiero jugar al fuerte. Yo reconozco mi debilidad y clamo “Al Fuerte” de los fuertes para que me socorra.

No quiero oír la voz de la fama que me dice que me baje de la cruz, donde estoy crucificado con Cristo y viva la vida loca.

No, yo sí quiero seguir muerto con Cristo, porque es la única manera de vencer con Cristo, además, porque Dios no puede confiar en vivos.

Yo jamás enfrento la tentación, yo no la resisto, yo huyo de ella, la evito a más no poder.

Lo mejor no es decir que aguantaste valientemente una tentación, sino que la evitaste, que nunca le diste la ocasión para que te destrozara la vida”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy jueves 24 de abril de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 454. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Y si tú fueras Adán.

 

(Génesis 2:18-24)

Sólo por un momento imagina la locura de que Dios te montara en una máquina del tiempo y te llevara al huerto del Edén justo al momento antes de que te mandara un sueño profundo.

Te tiras bajo la sombra de un frondoso árbol, te quedas dormido, y unas cuantas horas después te despiertas y allí está, una mujer, una maravillosa varona.

Dios te cuenta que mientras dormías Él te sacó una costilla y de ella te hizo una ayuda idónea, una preciosa Eva para que esté contigo para siempre. Así es que tímidamente decides abordarla.

“Hola, mucho gusto, mi nombre es Adán. No, no me digas el tuyo, ya lo sé, Dios me lo acaba de contar todo.

Me ha dicho que te llamas Eva y que te ha sacado de mí, que no has salido del lodo de la tierra, sino que has salido de una costilla mía.

¿Pero sabes? Jamás me imaginé que de un huesito mío pudiera salir algo tan hermoso.

Sí Eva, tú eres hueso de mis huesos y carne de mi carne, y eres lo más lindo que mis ojos han visto en este huerto.

Eres la chica más bella de este planeta, y no es exageración, porque no existe otra para mí, eres la única habitante.

Jamás tendrás el problema de que mis ojos se distraigan mirando a una vecina.

Y menos aún tendrás que competir por lucir mejor que tus amigas.

Y al no usar ropa no sabes cuántos sufrimientos nos vamos a evitar cada mañana cuando abras tu ropero y te la pases renegando y probándote uno por uno de tus trajes.

Y jamás tendrás que estarte mirando al espejo para buscarte canas o gorditos o venas salidas. Jamás pensarás en dietas o cirugías.

Nunca tendrás que enojarte porque no he llegado del trabajo, puesto que juntos trabajaremos en este huerto.

Y como no tengo madre nadie vendrá a fijarse en qué me das de comer o si la casa está bien cuidada.

Todos los días me tendrás a tu lado para mimarte, acariciarte suavemente y decirte tiernas palabras al oído.

Inclusive los sábados y domingos estarás recostada en mi pecho, pues no hay transmisiones deportivas en la televisión.

Y como yo no uso ropa nadie te molestará por ropa manchada, mal lavada o mal planchada.

Y como no hay enfermedades jamás tendrás dolores de cabeza y yo nunca te roncaré.

Tampoco hay que pagar cuotas de nada, este huerto y todos los animales están libres de deudas. ¡Es el paraíso!

Eva, bésame eternamente, como si sólo existiéramos tú y yo”.

Ahora salgamos de este cuadro al que nos ha llevado nuestra imaginación y pensemos:

¿Habrá algo en esta historia que podamos rescatar para llevar a la práctica y hacer mejor la vida de pareja?

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy miércoles 23 de abril de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 453. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Habitación desordenada, golpe seguro.

(2 Tesalonicenses 3:6-12; Salmo 37:23).

Iván estaba tirado en el sofá haciendo gestos de dolor mientras su madre le masajeaba el pie que se había torcido cuando accidentalmente pisó uno de los patines que estaban tirados en su habitación provocándole una terrible caída.

-         Ahí tienes las consecuencias de tu desorden, yo te lo había dicho decenas de veces, organiza tu cuarto, porque en habitación desordenada, golpe seguro. Vamos a ver si ahora sí le prestas atención a tu madre y la organizas. 

-         ¿Pero mamá, cuál es tu empeño en que yo organice mi cuarto? ¿Qué tiene de malo? ¿Cuál es el problema con que parezca cueva de loco o que huela a jaula de mono? 

-         Te voy a decir porque desde pequeño uno debe aprender a ser organizado en la vida, aún en los mínimos detalles. Mira, cuando uno se acostumbra a no tener orden en cosas tan ínfimas como una habitación, la mente se ajusta a ese patrón de comportamiento y luego lo va a traducir en un estilo de vida desordenado. Te lo explico.

El desorden se forma no en un día, sino en varios en que vas dejando cada cosa fuera de su lugar. No es que uno dice voy a hacer un desorden, sencillamente va dejando una cosa aquí y otra allá con la idea de que después las pondrás en su sitio.

Pero mentira, pasan y pasan los días y cuando vas a ver ya está el desorden, lo fuiste construyendo poco a poco. Por eso es que sale más barato y rápido tomarse unos segundos para dejar cada cosa en su respectivo lugar.

Ahora, ¿cómo se traduce eso en la vida? Tu mente se acostumbra a que puedes hacer lo que quieras, cuando quieras y donde quieras, porque alguien aparecerá de algún lugar para poner orden en lo que tú no ordenaste.

Y así, en el amor, en el trabajo, en la familia, en el estudio, en el deporte y en cualquier actividad, vas dejando asuntos pendientes, sin atender.

¿Y qué pasa después? Que ese caos te estresa, te llena de tanta ansiedad que crees que es mejor ni pensar en eso, y dejas las cosas tiradas, sin resolver, porque ya no tienes capacidad para lidiar con ellas.

La gente que anda desordenadamente no sólo se afecta ella, sino que afecta a los demás. Por eso es que Dios nos pide que seamos ordenados. Y si no lo somos, Él nos ofrece ordenar nuestros pasos y aprobarnos.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy martes 22 de abril de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 452. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Cazando zorras pequeñas.

(Cantares 2:15).

Los pequeños malos detalles cuando se hacen frecuentes se tornan en muy peligrosos, pues por ser pequeños pasan inadvertidos por nuestro puesto de control, ya que cruzan de a uno por uno, pero cuando se juntan se convierten en un gigantesco problema.

Tal vez no le prestes atención a una hormiga que anda merodeando por un poco de miel que regaste sobre la mesa, pero si no exterminas esa hormiga y limpias las pequeñas gotas del dulce y te vas, cuando regreses ya no vas a encontrar una hormiga, sino un enorme ejército que ha hecho camino desde la pared hasta tu mesa de comedor.

Y así también acontece con esos minúsculos y odiosos detalles de nuestra parte cuando no se corrigen y se hacen repetitivos.

Después de un tiempo dichas pequeñeces se convierten en enormes e inaguantables conductas que la gente no está dispuesta a soportar y que a nosotros nos cuesta superar, por cuanto se nos han vuelto hábitos.

Ese es el caso del amigo que se la pasa pidiendo favores y le gasta la paciencia a su compañero sin considerar que una cosa es la amabilidad y otra la obligación.

O el del marido que confunde la amorosa atención de su esposa con el trabajo forzado de una esclava.

O el del hijo que no aprecia el voto de confianza que le dan sus padres y se imagina que el permiso para salir socialmente es un derecho que por fin se le reconoce.

O el de la mujer que no valora los esfuerzos de su esposo para darle gusto y cree que a los hombres hay que exprimirlos para que saquen el dinero escondido.

O el del vecino que barre la basura hacia la casa del lado y estaciona su auto tapándole la salida de la cochera a los otros y creyendo que la tolerancia es una autorización para ser abusivo.

Todos estos ejemplos y muchos más contienen esos pequeños detallitos que cuando se hacen constantes y se juntan provocan desastres.

Sí, una pequeñez, una sola, se puede pasar por alto, pero cuando esas pequeñeces se repiten una y otra vez, y otra vez, terminan por minar la paciencia y provocan que en algún momento el globo no soporte más la presión y explote.

Las zorras pequeñas son las que echan a perder las grandes viñas, los lindos matrimonios, las viejas amistades, los buenos negocios y la vida espiritual del cristiano que de a poco va descuidando su vida devocional y se consuela pensando que al fin y al cabo falló sólo un día, un día, uno sólo y nada más.

¡Qué peligro! Sí, resulta muy, muy peligroso, no prestarle atención a esas pequeñeces.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy lunes 21 de abril de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 451. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

En el supermercado un resucitado es el recomendado.

(1 Corintios 15:12-22)

Mientras doña Isabel hacía sus compras el viejo y malhumorado Esteban, quien atendía la sección de frutas y verduras, la desafió delante de todas las señoras que rodeaban su puesto, a que le dijera por lo menos tres motivos por los cuales la resurrección de Cristo debería significar algo para él, ya que según su criterio ese evento no era relevante hoy en día.

Pues verá usted don Esteban – le contestó la abuela – yo no soy una teóloga, sino una ama de casa, pero sí le puedo decir no tres, sino siete razones por las cuales la resurrección de Cristo le cambia la vida a una persona:

Primero: Si Jesús resucitó entonces creemos en algo verdadero. El que se haya levantado de entre los muertos al tercer día significa que Él sí es Dios, y no un farsante que engañó a la gente haciéndose pasar por Dios.

Todos los grandes líderes religiosos murieron y sus cuerpos se pudrieron, pero Jesús es el único que ha vencido a la muerte.

Segundo: Si Jesús resucitó entonces todos mis pecados han sido perdonados, esa es la evidencia de que su sangre me lavó de todas mis culpas y me dará entrada al cielo.

Tercero: Si Jesús resucitó entonces sí existe la resurrección, no es un engaño como lo es la reencarnación. Y nosotros los que creemos en Él también resucitaremos algún día.

Cuarto: Si Jesús resucitó entonces yo no tengo una religión en la que adoramos a un dios difunto al cual le hacemos reuniones los domingos y del cual recordamos lo que hacía cuando estaba con vida.

No, si Jesús está vivo entonces yo puedo desechar la religión y tener con Él una relación diaria en la que le adoro y en la que Él me expresa su amor.

Quinto: Si Jesús resucitó, entonces tengo a un Dios que está conmigo para atenderme en todas mis necesidades y ayudarme en todas mis tribulaciones, pues Él las vivió en carne propia y las superó todas, aún la de la muerte, y muerte de cruz.

Sexto: Si Jesús resucitó entonces está a la diestra del Padre, es el Rey del universo y va a regresar por segunda vez a este mundo, pues ya demostró que todo lo que ha anunciado lo cumple.

Y Séptimo: Si Jesús resucitó entonces vale la pena que los cristianos proclamemos a un Dios vivo y actual, en cualquier lugar, sin avergonzarnos, tal y como yo lo estoy haciendo en este supermercado en este momento.

Eso era lo que hacían los apóstoles, ellos no invitaban a iglesias o a una religión en particular, ellos sólo anunciaban a Jesús resucitado e invitaban a la gente a rendirle sus vidas a Él.

Gracias don Esteban por darme la oportunidad de decirle a usted y a las señoras que están aquí escuchándome por qué la resurrección de Cristo no debe ser una fiesta más en el almanaque, sino un motivo de transformación de la vida.

Si yo creo en la resurrección de Cristo ya no puedo seguir siendo la misma persona, pues no tengo un dios muertito, pobrecito y colgado detrás de la puerta y al que muevo como a un muñeco, sino que tengo un Dios vivo y activo, un Dios poderoso y que reina por siempre.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy domingo 20 de abril de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y mañana lunes 21 de abril escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si deseas ser mi amigo en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

¿Los cristianos hacen reuniones de locos o de sabios?

(1 Corintios 14:15, 20, 23, 32, 40).

Cuando un policía de limpia trayectoria y que ha sido leal con su institución se entera de que los responsables de los últimos asaltos, secuestros y homicidios de su ciudad son también policías activos, su vergüenza es grande, se duele, le da tristeza y hasta rabia.

Y lo mismo le acontece al médico, al abogado, al político y a otros profesionales cuando algunos de sus colegas les hacen quedar mal ante la opinión pública y manchan la imagen de sus carreras por sus malos procedimientos y comportamientos antiéticos.

Esa misma pena es la que produce a veces el escuchar y ver a ciertos oradores cristianos proyectar una imagen deprimente de Dios y su evangelio.

Tratando de sonar muy doctos y queriendo impresionar a sus oyentes, caen en conductas circenses, grotescas, ofensivas y manipuladoras.

Y en lugar de presentar a un Dios sencillo con un evangelio sencillo, terminan por proyectar una caricatura de los mismos.

La labor de un expositor de la Biblia es transmitir un mensaje de parte de Dios de manera clara, sencilla, efectiva, útil y acorde a las necesidades del público que le escucha.

Su misión no es decir: “los impresioné y les saqué hasta el último centavo”.

Sino: “Dios les pudo decir lo que Él quería y lo que ellos necesitaban, y lo hizo a través de mí”.

Es por ello que le pido perdón a todos aquellos que han sido ofendidos en sus sobrios modales al tener que sufrir las incomodades de ciertas reuniones, presumiblemente cristianas, donde algunos aúllan, otros ladran, otros son tirados al suelo por el orador de turno y otros más son obligados a repetir como párvulos ciertas frases célebres además de ser víctimas del despojo de sus pertenencias.

Damas y caballeros, jóvenes y niños, si alguna vez vieron esto por televisión, lo escucharon por radio, lo presenciaron en persona o alguien se los contó, sepan que tales conductas no son las que enseña la Biblia.

La orden expresa de parte de Dios, a través del apóstol Pablo en 1 Corintios 14, es que hagamos todo en la reunión cristiana con orden y decencia y que pensemos en la imagen que se llevarán de nosotros las personas nuevas.

Que seamos niños en cuanto a la malicia, pero maduros en la forma de razonar. Que no hagamos ni digamos tonterías, y que ciertas prácticas espirituales es mejor que las tengamos en nuestra intimidad y no en la reunión general, la cual es de acceso público.

¿Y si ese era el consejo del apóstol para la iglesia local, imagínate lo que diría si se tratara de la radio o la televisión que hoy en día se producen para el consumo del mundo entero?

Por supuesto que muchos líderes religiosos hacen caso omiso de estas enseñanzas bíblicas, como si ellas no existieran.

Y aprovechando su poder religioso, económico y tecnológico, transmiten sus reuniones sin edición y sin ninguna prudencia y acarrean con ello el que en los círculos académicos, intelectuales y sociales, en lugar de despertarse admiración por los cristianos y deseos de unirse a ellos, mas bien se les tilde de fanáticos, místicos, manipuladores, sacadores profesionales de dinero y otras cosas más.

Es bueno que la comunidad sepa que una gran mayoría de cristianos en el mundo entero también son personas de sobrios modales, de vida ejemplar, de conductas éticas y de hogares ilustres.

Y que en lugar de usar pseudoargumentos religiosos para sacarle el dinero a la gente y acrecentar imperios eclesiásticos, por el contrario hacen generosas ofrendas para atender a los necesitados, para apoyar fundaciones de ayuda al prójimo y para asistir espiritualmente a las almas.

También son personas piadosas y muy espirituales en su vivencia, saben dar libertad al Espíritu Santo y permitir su mover sobrenatural en las reuniones, pero sin caer en la teatralidad, la ridiculez, el desorden o la indecencia.

Saben usar la Biblia como la máxima autoridad de la ortodoxia y la ortopráxis cristianas, es decir, como máxima autoridad de la doctrina, de lo que se cree, y de la práctica, de lo que se hace.

Las congregaciones donde se salen de control con gritos, manipulación de emociones, movimientos grotescos, éxtasis místicos y frases estereotipadas, en lugar de ofrecer una muestra de avivamiento, lo que ofrecen es una necesidad urgente de sabiduría, humildad, decencia, orden, autoridad moral y sujeción al Espíritu Santo.

Terminemos recordando solamente dos palabras del apóstol Pablo en sus consejos acerca de las reuniones cristianas abiertas al púbico: “orden” y “decencia”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy sábado 19 de abril de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y el próximo lunes 21 de abril escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si deseas ser mi amigo en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

“Eso de que Cristo resucitó al tercer día es un cuentico chino”.

 Sepulcro

(Mateo 12:39-40; Hechos 10:39-42).

“¿Vos me vas a venir con el cuentico de que Cristo estuvo tres días muerto y sepultado y que luego resucitó? ¡Noooo papaaa! ¡Eso es un cuentico chino! A otro perro con ese hueso.

¿Cómo es que todo mundo celebra la muerte de Cristo el viernes y el domingo ya celebra la resurrección? ¿No dizque tenía que estar en la tumba tres días? No hay que ser Einstein para saber que de viernes a domingo no hay sino dos días. ¿Cómo me explicás ese asunto?”

La inquietud de este caballero es seguramente la de muchas personas que en la religión popular y en las tradiciones notan muchas inconsistencias, pero que igual las pasan por alto para no ser la nota discordante en ninguna parte.

La respuesta al interrogante de si Cristo estuvo tres días  en la tumba o si sólo fueron dos días tiene su explicación. Pero antes de expresarla es importante advertir tres cosas:

Número uno, la doctrina cristiana no se puede construir con base en cuentos, tradiciones o decretos de hombres, sino con base en la Biblia, no más.

Número dos, cuando estudies la Biblia hazlo con mente judía de los tiempos bíblicos, no con la mente de un occidental de esta época, o si no vas a cometer el error de las tarjetas navideñas de poner a María en embarazo sobre un burro y a José caminando, cuando en realidad María caminaba y José cabalgaba, como era la costumbre.

O el error de Leonardo Da Vinci al pintar la última cena, donde el comedor, el pan y el lugar no eran típicamente judíos del siglo I, sino del renacimiento italiano.

Y número tres, la Biblia interpreta a la Biblia, y lo hace teniendo todo texto dentro de un contexto, porque si no, se vuelve un pretexto.

Ahora sí, pasemos a lo de los tres días y tres noches de Jesús en la tumba. Es muy importante que sean tres, porque esa era la señal del profeta Jonás, que así como estuvo tres días y tres noches en el vientre de un gran pez, Jesús lo estuviera en el sepulcro antes de resucitar.

Pero cuidado con esto, en nuestra cultura un día comienza a las 12 de la noche y un segundo, y termina a las 12 de la noche siguiente.

Pero para un judío el día comienza al caer el sol y termina al otro día al caer el sol. Por eso en Génesis capítulo uno se repite varias veces: “fue la tarde y la mañana de un día”.

Esto es muy importante tenerlo presente, en la Biblia un día no comienza en la mañana y termina en la tarde, sino que comienza en la tarde y termina en el día. Así es que aunque pienses que un jueves a las 6 de la tarde aún es jueves, para un judío está comenzando el viernes.

Jesús comió la Pascua el jueves 14 de Nisán (según el calendario hebreo), iniciándose el día, en la tarde (que para nosotros sería miércoles en la tarde).

La Pascua se sacrificaba entre las dos tardes, entre la tarde del jueves y la del viernes, antes de que se iniciara el día viernes (Exodo 12:6; Levítico 23:5; Números 9:3, 5, 11).

Luego el Señor fue crucificado y murió el jueves 14 de Nisan a las tres de la tarde, tres horas antes de iniciarse el viernes.

Después, a las seis de la tarde de ese jueves, que ya es viernes para los judíos, el Señor fue sepultado. Así es que desde la tarde del viernes a la mañana del viernes, ya pasó un día sepultado.

Por favor, no perdamos de vista que en la Biblia el viernes comenzó el jueves a las seis de la tarde y terminó ese viernes a las seis de la tarde.

A las seis de la tarde del viernes, que es el comienzo del sábado en la Biblia, Jesús inició un segundo día sepultado, el cual terminó a las seis de la tarde de ese sábado, momento en el que arrancó el día domingo.

Ese domingo (siendo las seis de la tarde del sábado en nuestros relojes) el Señor comenzó el tercer día sepultado, por lo cual, en la mañana, cuando las mujeres fueron al sepulcro, se encontraron con la noticia de que había resucitado.

En resumen, Jesucristo sí estuvo tres días y tres noches en el sepulcro, ese no es ningún cuentico chino, es la verdad.

El Señor pasó en la tumba la noche y la mañana del viernes 15 de Nisan. La noche y la mañana del sábado 16 de Nisan. Y la noche y la madrugada del domingo 17 de Nisan, pues en esa madrugada… ¡resucitó!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy viernes 18 de abril de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 450. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Todo mundo celebra, aunque no sepa qué celebra.

Celebrar

(Deuteronomio 4:9; 6:21-22; 2 Timoteo 1:5).

Hay cantidades de cosas en la vida que uno hace sin tener la más leve idea de por qué las hace, sencillamente porque es costumbre o tradición.

Por ejemplo, ¿por qué comer lo que comemos? Porque eso nos dieron a comer desde niños y acostumbramos nuestro paladar a esos sabores.

Y claro, lo seguiremos comiendo hasta que algún día el dietista nos diga qué es lo que debemos ingerir para seguir vivos.

Igual acontece al escoger al equipo deportivo de nuestros afectos, sencillamente lo adoptamos sin revisar su curva de rendimiento en los últimos 20 años.

Y hay cientos de actividades en las que nos envolvemos sin saber por qué.

Bien dice el refrán: “¿Para dónde va Vicente? Para donde va la gente”.

Pero, en materia espiritual, sí que es importante saber en qué creemos y por qué lo creemos.

Si no nos hacemos las preguntas adecuadas y obtenemos las respuestas adecuadas, no estaremos fomentando la convicción, sino la superstición.

La convicción es el fruto de la reflexión en lo que creemos, mientras que la superstición es ignorancia.

El cristiano está llamado a pensar en lo que cree, no a creer en lo que piensa.

Cuando creemos en  Cristo y nacemos de nuevo, hacemos todo por la fe, pero luego el Espíritu Santo nos guía a toda verdad y nos enseña acerca de esa fe que poseemos.

El cristiano no está llamado a vivir en la oscuridad, sino en la luz, y por ello se le da la mente de Cristo y se le alumbra el entendimiento, para que discierna los misterios de Dios.

Pregúntele a cualquier desprevenido qué se celebra en la semana santa, y tal vez escuche respuestas como: “Creo que es la época del conejo de pascua y de buscar huevitos con chocolates”.

“Me parece que es la época en que matan a Dios, pero luego resucita, algo así”.

Mas la verdad, la que debemos explicar a nuestros hijos y nietos, es que la semana santa no es una celebración bíblica.

El conejo de pascua, los huevitos y las procesiones, no son más que la adopción de fiestas paganas.

Por ejemplo, “Easter” (pascua, que en Inglaterra se pronuncia Istar) era en verdad el nombre de la diosa babilonia Istar.

Y los huevos y el conejo hacían parte de milenarios cultos a esta diosa de la fertilidad.

¿Y qué pide Cristo que celebremos? Sólo dos cosas: la cena dominical, para recordar su muerte, y el bautismo en agua. Y hay que explicar bíblicamente el por qué y el cuándo de cada celebración.

La tradición y la religión popular pueden celebrar lo que deseen, pero si alguien quiere hacer la voluntad de Dios debe ceñirse a lo que dice la Biblia, aunque no sea fácil, pues aún el mismo Jesús enfrentó muchos problemas por descalificar algunas tradiciones religiosas de su época.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy jueves 17 de abril de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 449. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

A qué hueles cuando te vas a encontrar con Dios.

(2 Corintios 2:14-16).

Uno de los detalles que las damas y caballeros cuidan cuando se van a encontrar con alguien importante y quieren causar una buena impresión es: ¿qué perfume o loción voy a usar?

El oler agradable es un complemento ideal para una buena presentación en el vestuario y en el aspecto físico.

Es por ello que la industria de la perfumería ha crecido tanto y ha llegado a ocupar no sólo las vitrinas de los supermercados y las boutiques, sino la mayor parte de las estanterías de los almacenes libres de impuestos de los muelles de los aeropuertos y el 90% de las páginas de los catálogos en los aviones.

Las feromonas son sustancias químicas que un organismo secreta para que puedan ser olfateadas por otro de su especie y provocar así una reacción determinada. Se les llama también las hormonas del olor.

Las hormigas por ejemplo las usan para enviar diversas señales, un olor específico pudiera significar en qué lugar se ha encontrado alimento, o a qué colonia pertenece esa hormiga, o ser un aviso de alarma, o una señal durante el vuelo nupcial para atraer al macho y que se acerque a la hembra.

Las abejas usan las feromonas de forma parecida a las hormigas, e incluso la reina anuncia de esa manera su presencia para tranquilizar a las obreras y también para controlarlas.

En el caso de las mariposas saturnia pyri, las más grandes de Europa, los machos son capaces de detectar el olor de la hembra a 20 kilómetros de distancia.

Estudios en diversas universidades parecen corroborar la tesis de que los seres humanos también producimos feromonas, aunque de manera inconsciente, y es por ello que hoy se venden perfumes especiales para conquistar al sexo opuesto.

Y a nivel popular se habla de la química que hubo entre un chico y una chica que congeniaron de inmediato.

El apóstol Pablo escribiéndole a la iglesia de Corinto dice que como cristianos somos siempre triunfadores; y que para Dios Padre nosotros somos el mismo grato olor de su hijo Jesucristo.

Olemos a Él, estamos impregnados de Él, por cuanto nos ha lavado con su sangre de todos nuestros pecados.

Y su fragancia es tan espectacular que inclusive la llevamos a todas partes, y cuando la gente cree en Cristo y se salva, lo que huele es vida eterna.

Aunque no faltan quienes se niegan a creer y lo que huelen es muerte.

¿Cómo hueles tú para Dios? ¿Hueles a Cristo?

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy miércoles 16 de abril de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 448. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Firma tus trabajos.

(Colosenses 3:22-23).

El “Retrato de Adele Bloch-Bauer I”, del pintor austriaco Gustav Klimt, fue vendido en el año 2006 en 135 millones de dólares y se constituye en la tercera obra pictórica más costosa del mundo.

El primer lugar lo tiene “Number 5, 1948”, de Jackson Pollock, pintor estadounidense, cotizada en 140 millones de dólares.

Estas son cifras astronómicas que demuestran lo que puede llegar a costar un trabajo bien hecho y la firma en el mismo de quien lo hizo.

Son obras de arte que llevan tres o cuatro años realizarlas y que no se hacen en serie, sino una sola vez, por lo cual el artista renuncia a hacer otras que le sean similares, para que la originalidad les dé mayor valor.

Así es como Dios, el gran artista del universo, hace con cada ser humano, lo realiza único e irrepetible, aunque luego haya obras que renieguen de sí y quieran parecerse a otras, perdiendo el inmenso valor de su individualidad, de ser originales, y no simples copias mal hechas de otras.

Un asesor empresarial acostumbraba a decirle a sus oyentes lo siguiente durante sus conferencias:

“Así como los grandes artistas tratan a sus obras como si fueran hijos, así ustedes deben hacer sus trabajos, como si fueran sus hijos.

Una obra es una extensión de su creador, la obra dice mucho de quien la ha hecho, dice si su artífice era excelente, bueno, mediocre o malo.

Es su obra la que da testimonio de él, y lo seguirá dando aún cuando el artista ya se haya muerto.

Cuando un gran maestro da por finalizada una obra no sólo sabe que ha dado a luz un hijo, un fruto de sus entrañas, de su ingenio, esfuerzo y dedicación, sino que sabe también que acaba de renunciar a hacer otra exactamente igual, porque si no su trabajo perdería el valor de ser original.

El mejor consejo que le puedo dar a un fabricante, a un distribuidor, a un vendedor, a un operario o empleado, es el que hace dos mil años le diera un apóstol a sus discípulos en la Biblia.

Él les dijo a los cristianos que vivían como esclavos en su tiempo que no trabajaran sirviendo al ojo, es decir, haciendo las cosas bien sólo cuando el amo los estaba mirando, sino que lo hicieran como si sus trabajos fueran para Dios.

Si tú haces cada trabajo como si fuera para Dios, como si fuera tu gran obra, única y original, y además con la mejor actitud, calidad, costo y cumplimiento que te sean posibles, ten la seguridad de que serás el rey en tu área laboral”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy martes 15 de abril de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 447. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.