Rico, poderoso y famoso, pero orgulloso y leproso.

 

(2 Crónicas 26:16-21).

Por si no lo sabías, existió en Jerusalén un rey Uzías, que por orgulloso y no atender al sacerdote Azarías, toda la vida se le complicaría, pues contrajo una enfermedad que lo postraría dejándolo alejado de pompa, gobierno y compañía.

Lepra era lo que padecía, mal que a la tumba lo llevaría, debido a que de ese azote nunca se sanaría.

¡Qué tonto Uzías! Era un grande en sus días, pero por dárselas de agrandado, ¡qué duro que caería!

Esa es la historia de un rey en Jerusalén al que Dios le concedió gran prosperidad, pues mientras el profeta Zacarías estuvo con vida y le aconsejó y le enseñó a amar y respetar a Dios, este gobernante se condujo sabiamente y anduvo en los mandamientos divinos.

Pero cuando ya no tuvo quien lo orientara espiritualmente, se corrompió.

Al verse  poderoso, rico, famoso, con un ejército inmenso, con una vasta extensión de territorio y con sus enemigos controlados por todas las fronteras, Uzías se ensoberbeció.

Y es sabido que una persona orgullosa no es ser pensante, sino “ser…piente”, pues cáe mal en toda parte y siempre está inoculando veneno.

Así que a este monarca se le ocurrió la insensatez de meterse al templo dizque a ofrecerle incienso al Señor, cuando esa es una tarea que le correspondía exclusivamente al sacerdote, tal y como la ley de Dios lo establecía.

Pero como a Azarías no le temblaron ni las piernas ni la voz, él, junto con 80 sacerdotes más, valientemente lo encararon y le dijeron que aunque fuera el rey, y aunque tuviera todo el poder del mundo, él no podía ofrecerle incienso al Señor, que esa era una labor que sólo ellos, los sacerdotes, los descendientes de Aarón, podían hacer.

Así que le pidieron que por favor se saliera del templo en el acto.

El rey se molestó por el regaño que le habían dado, pero de inmediato, y ante la vista de todo el mundo, su frente se llenó de lepra, al punto que tuvo que salir corriendo ayudado por los sacerdotes, ya que entendió que ese era un castigo divino.

Al quedar leproso debió ser confinado en un cuarto aislado del resto del palacio, mientras su hijo Jotam asumía el gobierno.

Cuando falleció ni siquiera se le concedió ser enterrado en el cementerio de los reyes, debido a que murió de lepra.

¡Qué triste ejemplo el de Uzías! ¡Y qué gran ejemplo el de Azarías, que no se vendió ni se arrodilló ante el poder!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy viernes 25 de julio de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 520. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

La ley de Dios nos hace pecar, nos maldice, mata y condena.

(Juan 1:17; Romanos 11:6).

La siguiente historia aconteció en un aula de clases donde los chicos presionaron al maestro para que les absolviera algunas inquietudes sobre la Biblia y la salvación del alma.

“Las preguntas que ustedes me han hecho sobre la Ley de Dios son legítimas y están en todo su derecho de formularlas. Así es que les voy a responder dándoles los textos bíblicos y explicándoles cada pasaje en un lenguaje que hasta un niño pueda entender:

Juan 1:17 dice que la Ley vino por medio de Moisés, hace más de tres mil 500 años. La Ley, o “Torá” para los judíos, eran en realidad 613 mandamientos y no diez como muchos piensan.

Por su parte Romanos 7:7 dice que la Ley vino para que conociéramos el pecado. No que no existiera el pecado, sino que no lo conocíamos, mas la Ley nos lo presentó y nos demostró que éramos pecadores porque no podíamos cumplirla.

En Mateo 5:17 Jesús dice que Él no ha venido a anular la Ley, sino a cumplirla en sus más mínimos requerimientos, y es que Jesús es Dios hecho humano y cumpliendo la Ley a favor nuestro, que no fuimos capaces de cumplirla, ni nunca lo seremos.

Por ello es que él la cumple por nosotros y luego la anula para dar paso a la Gracia, que es el método de salvación en el que no vamos al cielo por cumplir la Ley, sino por creer en Jesús, quien la cumplió por nosotros.

Por eso Juan 1:17 dice que así como Moisés trajo la ley, Jesús trajo la Gracia hace más de dos mil años. Y Romanos 10:4 aclara que Dios ya no nos acepta por cumplir la Ley, sino por confiar en Cristo, porque con Cristo la Ley llegó a su cumplimiento.

Gálatas 3:24 nos enseña que la Ley fue nuestro ayo o un maestro parcial que nos llevaría a nuestro maestro definitivo,  que es Cristo, puesto que él es la única fórmula de salvación.

Gálatas 3:10 dice que si estás en la Ley estás bajo maldición. Y Gálatas 4:1-3 agrega que la Ley es un sistema de esclavitud.

Por su lado 2 Corintios 3:6 dice que la letra, que es la Ley escrita, nos mata. La Gracia, al contrario de lo que afirma la Ley, nos dice que somos salvos, que estamos bajo bendición, que somos libres y que hemos sido vivificados por el Espíritu Santo.

¿Y qué tiene que ver el Espíritu Santo en todo esto? Mucho, porque la salvación la planeó el Padre y la ganó Cristo para nosotros, pero el que la aplica a cada ser humano es el Espíritu Santo.

Sólo podemos dejar la Ley y vivir en la Gracia cuando somos renacidos y guiados por el Espíritu Santo.

Es por esa razón que Gálatas 5:18 dice que si somos guiados por el Espíritu Santo ya no estamos bajo la Ley.

Y el Espíritu Santo no nos ha hecho perfectos, sino que nos está perfeccionando cada día. Y tengamos presente que al cielo llegaremos sin terminar el proceso.

Sí llegaremos siendo justificados por la fe en Cristo, pero no siendo perfectos.

En el cielo es donde seremos completamente santos, pues sin esa santidad nadie verá al Padre.

De manera chicos que la Ley vino básicamente para cuatro cosas:

Para que conociéramos lo que agrada a Dios.

Para que conociéramos el pecado o nuestra incapacidad de agradar Dios.

Para llevarnos a Cristo quien es el único que ha cumplido la Ley, y a favor nuestro.

Y para llevarnos al Espíritu Santo, quien es el único que, después de salvarnos, nos puede ayudar a vivir día a día agradando al Padre”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy jueves 24 de julio de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 519. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

A la disciplina, di sí.

(Hebreos 12:5-13).

Dios, como padre amoroso y perfecto que es, está interesado en nuestro bien, en nuestro desarrollo espiritual saludable y en nuestra maduración, al punto de hacernos partícipes de su santidad.

Y dentro de su labor educativa una de las herramientas que deberá usar es la disciplina, la corrección sabia y oportuna con el propósito terapéutico de sacarnos del error.

Es por ello que el autor de la epístola a los Hebreos en la Biblia insta a sus lectores a no desmayar cuando son disciplinados por Dios, pues dicha disciplina no es para mortificar, para destruir o para desahogar la ira de un papá neurótico, sino para nuestro bien.

Las correcciones divinas son para evitarnos dolores futuros, para evitarnos dañar a otros, para evitar dañarnos a nosotros mismos y para ponernos en la senda en la cual podamos cosechar mayores bendiciones.

Es verdad que en el momento que se vive la disciplina ésta no es placentera, pues puede comportar pérdidas materiales, enfermedades o carencias, pero debemos asumirla con paciencia, porque una buena actitud hacia ella nos la hará mucho más llevadera.

Consideremos por eso los siguientes puntos positivos sobre la disciplina:

  1. Si Dios nos disciplina es porque somos sus hijos legítimos, en cambio, si no lo hace, debería asustarnos el que él nos tenga por bastardos.
  2. Si Dios nos disciplina es porque nos ama, de otra manera él sería un papá irresponsable al que no le importamos en absoluto.
  3. Si Dios nos disciplina es porque nos sigue educando para lo mejor, pensando en nuestro bien y no en nuestro mal.
  4. Si Dios nos disciplina es porque nos está evitando meternos en líos futuros donde perjudicaremos a otros y nos dañaremos a nosotros mismos.
  5. Y si Dios nos disciplina es porque nos está pasando por un periodo de siembra, del cual, sin lugar a dudas, saldremos a cosechar abundantes frutos. Podemos ver entonces a la disciplina como un buen negocio que trae altísimos rendimientos.

Alégrate de la disciplina. A la disciplina, di sí. Porque la única forma de librarte de ella es, o que seas totalmente perfecto, o que no seas un hijo de Dios.

¡Ánimo, tu Papá te ama!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy miércoles 23 de julio de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 518. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Mirar y hasta admirar, pero no codiciar.

(Job 31:1).

Job, conocido como el santo sufriente, es el personaje que da título al primer libro de la Biblia en escribirse, aproximadamente en el 1900 a.d.C.

En su época este patriarca llegó a ser considerado tan rico y tan justo que Dios debió salvarlo de los peligros del orgullo y la autosuficiencia.

Y lo logró, permitiéndole al mismo diablo que lo hiciera pasar por severas pruebas, las cuales también lo enriquecieron mucho más.

En lo espiritual, Job llegó a conocer personalmente a Dios, de quien sabía sólo de oídas, y a recibirlo como su Señor y Salvador, reconociendo que su propia justificación por obras era insuficiente para salvarse y que por ello necesitaba la justificación de Dios.

Y en lo material, llegó a tener el doble de bienes que tenía antes, además de una hermosa familia y larga vida.

De este Job también podemos aprender un secreto para mantener la integridad en materia de pureza sexual: hacer pacto con los ojos.

Job en el capítulo 31 versículo uno de su texto menciona que hizo un pacto con sus ojos, el cual consistía en negarles hacer miradas codiciosas o lujuriosas a chicas jóvenes y atractivas.

Este Job debería de darnos unas muy buenas conferencias hoy en día a todas las mujeres y hombres que nos enfrentamos al bombardeo constante de imágenes sensuales.

Pues si él tuvo que hacer un pacto con sus ojos en una época en el oriente donde poco se veían mujeres en la calle y las pocas que se veían estaban más tapadas que una lata de sardinas, qué podremos decir nosotros.

Pues en nuestro caso nos chocamos con escenas de hombres y mujeres semidesnudos y altamente atractivos en las imágenes de la televisión y el cine.

También con fotos provocadoras en las vallas de la calle, en los kioscos del periódico, en internet, en las paredes de los talleres del zapatero y el mecánico y hasta en los revisteros de la caja del supermercado.

Es inevitable, no hay manera de escapar. Hombres y mujeres somos víctimas de la sobre estimulación.

Y no se nos presentan hombres y mujeres normales, sino modelos perfectos en sus facciones, curvas y músculos.

Algunas señoras en el shopping necesitan hasta chuzar con la uña o pellizcar para ver si lo que tienen en frente es un maniquí o un ser humano con músculos de verdad.

Y es aquí donde Job tendría que decirnos: “Puedes mirar, y hasta admirar, pero no codiciar”.

Un consejero moderno lo expresaba de esta manera:

Si mi cuerpo reacciona químicamente ante el estímulo, si siento gratificación, o si las fantasías comienzan a asomarse y me hago una película en la mente, entonces huyo o perezco. Porque soy cristiano, no un gay, ni un santurrón, ni un ciego, ni un hipócrita”.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy martes 22 de julio de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 517. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

¿Cuál será mi destino?

(Eclesiastés 11:9-10).

-         ¿Papá crees en la predestinación, en que el destino ya está trazado y no podemos zafarnos de él? ¿Será que Dios ya estableció que me dieran o negaran el empleo?

-         Lo que puedo decirte ahora es que tu entrevista de trabajo es a las 10 de la mañana, y ya son las ocho, y estás muy tranquilo viendo televisión y no te has preparado, ni bañado ni vestido.

Y lo más probable es que si sales tarde a la cita deberás conducir muy rápido, y por ello te podrán poner una multa.

Y te vas a enojar muchísimo si el tráfico está pesado.

Y te pondrás peor si infortunadamente se te pincha una llanta. Y es factible que llegues al compromiso tarde, sucio, sudado y de mal humor.

Y como no te preparaste lo suficiente te mostrarás inseguro y dejarás una mala impresión.

Y como producto de todo esto te negarán el empleo y luego la emprenderás furioso contra el país, contra los políticos corruptos, contra la economía mundial, contra la aparente mala suerte y llegarás a la errada conclusión de que tu destino era no tener ese trabajo y que estás predestinado a fracasar, a tropezar siempre y a no prosperar.

Aunque también pudiera darse el caso de que repases bien lo que vas a responder en la entrevista, te vayas a bañar temprano, te vistas y salgas con mucha antelación a tu compromiso y por ello no te molestes para nada si el tráfico estuviere pesado.

Y menos te irritarías si se te pinchara una llanta, pues conducirías disfrutando de tu música preferida y tendrías tiempo para secarte el sudor y limpiarte la grasa de las manos.

Al entrar en la oficina lo harías a tiempo, de buen humor, bien presentado y preparado.

Además demostrarías seguridad y buena actitud, algo muy importante para dejar una muy buena impresión.

Y como ya sabes que con nuestros gestos y nuestro cuerpo expresamos mucho más que con nuestra boca, inconscientemente le estarías transmitiendo a tu entrevistador que tú eres la persona indicada para ocupar la vacante.

Y claro, lo más factible es que al obtener el empleo te derritas en elogios y en palabras de gratitud para con Dios, para con tus padres, para con el país, para con el gobierno y la economía mundial.

Y como conclusión dirás que tu destino era trabajar allí, que estás predestinado a triunfar y a prosperar en todo lo que emprendas en la vida.

-         Entonces, todo depende de mí mismo, de lo que haga a cada segundo. Aunque Dios ya sabe lo que voy a decidir en el futuro, soy yo el que decide.

Él no me ha hecho un robot, sino un ser que decide y asume la responsabilidad. Gracias Papá. ¡Voy al baño!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy lunes 21 de julio de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 516. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

No es ver para creer, es creer para ver.

(Santiago 1:6-7).

Aunque el refrán popular dice que hay que hacer como Santo Tomás, ver para creer, lo que la Biblia nos enseña es que hay que hacer todo lo contrario de Tomás, creer para ver.

El apostol Tomás no recibió felicitaciones de Jesucristo por haber dicho que hasta no verlo resucitado no creería, por el contrario, fue reconvenido al explicársele que aquellos que creyeran sin necesidad de ver serían bienaventurados.

A los discípulos de Jesucristo se nos insta a caminar no por vista, sino por fe. A mirar con los ojos espirituales lo que los ojos naturales no pueden ver.

Se nos anima a confiar en Dios teniendo la plena certeza de que él nunca faltará a alguna de sus promesas contenidas en Las Escrituras.

Se nos pide que jamás despreciemos la fe aunque sea tan pequeña como una semilla de mostaza, sino que por el contrario, la alimentemos con la misma Palabra de Dios.

La fe es una certeza, una confianza, una convicción, un estar seguro. Es tener en el presente lo que sólo se materializará en un futuro.

Es ver, tocar, oler y saborear la comida que aún no nos han servido. Es cruzar un puente que todavía no se ha construido para alcanzar la otra orilla de un río que aún no ha nacido.

Pero la fe, aunque dé esa impresión, no es la apología de lo absurdo ni el sustento de lo ilógico.

La fe obedece a unas leyes, a leyes espirituales que son superiores a las físicas o naturales.

Nadie por ejemplo, aunque diga tener toda la fe del mundo, logrará que Dios haga algo malo o que el diablo se salve. Tampoco conseguirá que un ser humano sea inmortal o que el universo entero se pueda conquistar.

La fe tiene sustento, tiene bases, es por ello que pudiéramos decir que la fe es el tiquete para viajar en un tren que es invisible, que está manejado por una mente espiritual, que arrastra los vagones de la emoción y que se desliza sobre los rieles de la voluntad divina.

Santiago, a quien la Biblia llama Jacobo, uno de los hermanos carnales de Jesucristo, dice que cuando pidamos algo a Dios lo hagamos con la completa certeza de que Dios nos lo concederá, porque si no estaremos perdiendo el tiempo y la oración.

Nadie debería decir: “vamos a ver qué pasa, oremos por si acaso, es posible que Dios me conteste, nada se pierde con el intento”.

Pues el que pide de esa manera sólo está demostrando que está lleno de dudas y que sus altibajos lo tirarán de un lado a otro tal y como el viento hace con las olas del mar.

¡Hay que creer para poder ver! ¡Créelo!

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy domingo 20 de julio de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y mañana lunes 21 de julio escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si deseas ser mi amigo en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Los trámites para una nueva ciudadanía.

(Filipenses 3:20-21).

Es muy frecuente ver hoy en día el que una persona adelante trámites para obtener una ciudadanía diferente a la que recibió en su país de nacimiento.

Los motivos son generalmente porque se desea lograr una mejor condición de vida en el nuevo territorio, o por requerimientos laborales, o porque se ha contraído nupcias con alguien de ese otro lugar, o porque se desea regresar a la nación de los ancestros.

Cualquiera que sea el motivo, quienes descienden de españoles, italianos, japoneses u otras nacionalidades, y aún quienes acuerdan matrimonios sólo para cumplir con trámites legales, se dan a la tarea de contratar abogados, reunir documentos y pagar altas sumas simplemente para ostentar la nueva ciudadanía y poder vivir de manera legal en el nuevo estado.

Para alegría de todos los seres humanos la buena noticia es que sin importar donde se haya nacido hay una ciudadanía que está disponible de manera gratuita para todos aquellos que deseen obtenerla.

Se trata de la ciudadanía para un reino que no es físico, sino espiritual, es el Reino de los Cielos.

Allí  hay aceptación para todos, perdón de pecados, salvación del alma y acceso a riqueza sin límites.

En esta nueva patria al naturalizado lo hacen parte de un nuevo linaje, lo hacen Hijo del Rey y se le declara rey y sacerdote.

La ciudadanía se puede obtener desde el momento en que se solicite, es inmediata. Pero para trasladarse definitivamente al nuevo lugar de residencia hay que terminar de vivir en este mundo físico.

Y aún sin haberse mudado a su nuevo hogar, por el simple hecho de tener el status de ciudadano, al beneficiado le son conferidas numerosas prerrogativas por anticipado.

Algunas de ellas son: una comunicación permanente y gratuita con su padre, el Rey; recibir perdón; acceso a los planes de salud física, mental y espiritual; acceso a los cajeros automáticos para obtener apoyo financiero; y otros recursos más que a través del estudio de las leyes de ese nuevo reino se pueden ir logrando.

La aparente dificultad está en que para ostentar la nueva ciudadanía hay nacer en ese reino, no vale el casarse con un ciudadano de allí o descender de ciudadanos.

Hay que nacer de nuevo, pero espiritualmente, por la fe, a través de la obra del Espíritu Santo, quien es el que engendra hijos para el Rey del lugar.

Si deseas esa obra milagrosa en tu vida, ahora mismo, sin tardar, habla con Dios, pídele perdón por tus pecados y dile que entre en tu corazón y te haga la clase de persona que él desea que tú seas. Dios lo hará.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy sábado 19 de julio de 2014 escucha  la mejor música para tu cuerpo, alma y espíritu. Escucha la música orgánica de Vívela Stereo de Miami, Florida,  Estados Unidos, dando clic aquí.  Y el próximo lunes 21 de julio escucha de 8 a 10 de la mañana, en horario de Miami, el programa “Noticias en Pijama”, en vivo y en directo, con audio y video.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

El tacaño y mala paga a la miseria siempre llaman.

(Proverbios 11:24).

El que haya médicos que recomienden cirugías a sus pacientes sin que las necesiten y simplemente por sacarles dinero, no descalifica la verdad de que las cirugías son una práctica necesaria y que la profesión de la medicina es honorable.

Así también, el hecho de que existan predicadores cristianos que abusen de la generosidad de la gente y le saquen todo el dinero y hasta la lengua, no descalifica el que el dar generosamente sea una verdad espiritual para prosperar y que la labor de la predicación sea de alta estima.

El sabio Salomón escribió en su libro de Proverbios de la Biblia, en el 11:24, que quienes son generosos reciben en abundancia, y que aquellos que ni siquiera sus deudas pagan acaban en la miseria.

Esto por supuesto va en contravía del pensamiento de muchos a nivel popular que creen que una persona sólo puede hacerse rica si en lugar de suplir sus necesidades básicas y pagar sus deudas, se dedican a acumular y a retener el dinero.

Aparentemente, según las matemáticas, tiene más dinero el que se ganó $1000 y no le pagó a nadie y hasta aguantó hambre para seguir con los mismos $1000, que aquel que se ganó $1000 y después de comprar lo básico para subsistir y pagar sus deudas y compromisos, sólo se quedó con $100.

Pero cuidado, no nos dejemos engañar, el primero es realmente un pobre, un miserable que aguanta hambre, sufre, tiene mal prestigio y hasta se cree el cuento de que es el dueño de los $1000 a los cuales se aferró.

Mas la verdad es al contrario, él no es el dueño de esos $1000, sino que esos $1000 se adueñaron de él y le están acabando la vida, debido a que no se ha dado cuenta de que el dinero es un buen siervo, pero un pésimo amo, déspota y cruel.

El dinero es un buen medio para la adquisición de bienes y servicios, pero es un pésimo objetivo por sí mismo.

El dinero se multiplica cuando se da generosamente con alegría y sabiduría, pero es incapaz de reproducirse en cautividad.

El dinero funciona cuando se usa para el crecimiento de las personas, pero falla cuando usa a las personas para el crecimiento de más dinero.

El dinero debe servirte para honrar a Dios, no convertirse en tu Dios.

El dinero debe ser administrado en tu vida, y nunca el administrador de tu vida.

De ninguna manera lo expuesto anteriormente es un aliciente para no ahorrar y ser derrochadores, sino una alerta para no empobrecerse acumulando dinero ilusamente.

Hay que prosperar, pero al estilo de Dios, pues el Señor sabe bendecir al dador alegre.

Él ha prometido recompensar con abundancia al que da con alegría y ama el compartir.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy viernes 18 de julio de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 515. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

¡Repréndelo, pero no te lo tragues!

(Proverbios 21:9; Gálatas 6:1; 1 Timoteo 5:1-2)

¿Alguna vez has visto a un regañón en acción? Las personas regañonas son esas que ante una falla ajena se apresuran a reprender y a reclamar sin tener ni una gota de misericordia.

Esto les provee un leve alivio al usar la boca como si fuera un tubo de escape, pues verbalizan de inmediato sus molestias, pero al final, son más los resultados negativos que los positivos.

Por ejemplo, veámoslo en el hogar, ¿qué sucede cuando un esposo, o una esposa, se torna regañón?

Suceden varias cosas que deterioran la relación matrimonial:

1. Se daña el ambiente de armonía y se crea un ambiente pesado que es abono para futuras discordias.

2. Se obstruyen los canales de comunicación y ya no hay confianza para hablar o disposición para escuchar.

3. Se daña la imagen del regañón y su pareja ya no le ve con ternura sino con prevención.

4. Se daña la autoestima del regañado y en lugar de considerarse a sí mismo como alguien valioso con algunos errores se visualiza como alguien estúpido y propenso a errar con frecuencia.

5. Se generan rencores en el regañado que se van acumulando y mutando en deseos de venganza, apatía u odios, pues hay regaños que son humillantes, sobre todo si se hacen en público o en tonos ofensivos.

6. El regaño puede volverse una costumbre, casi una adicción, en la cual incurre el regañón con mucha facilidad y no le permite buscar otras alternativas más creativas de corrección.

7. No logra cambios positivos en el regañado, quien lejos de verse motivado a corregir y mejorar, por el contrario, se siente estimulado a adoptar una mala actitud, de rebeldía.

Antes de lanzarnos a regañar, pensemos por un momento, pues hasta para corregir se necesita sabiduría, ya que hay que saber hacerlo de la manera correcta y en el momento oportuno.

Sobre todo con mucha humildad, echando a un lado la prepotencia y el tonito mandón, que son tan fastidiosos.

El apóstol Pablo aconseja en la Biblia que veamos a los demás como superiores a nosotros, así evitaremos llegar al desprecio.

Hagamos los llamados de atención como quisiéramos que se nos tratara a nosotros mismos.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy jueves 17 de julio de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 514. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.

 

Mitos populares sobre Dios. Parte 3.

(Mateo 20:20-28).

Cerrando el tema de los mitos o mentiras populares sobre Dios consideremos tres en los que hay fallas de conceptualización: la Biblia, la iglesia y las jerarquías dentro de la iglesia.

En el asunto de la Biblia el error frecuente es considerar que es un libro sagrado de moral, para oficiar ceremonias religiosas y que sólo la deben leer los doctos.

Error, pues la Biblia no es un código de moral o manual de ceremonias, sino de salvación y vida.

La Biblia es la Palabra de Dios donde se le declara al ser humano cómo recibir la salvación y cómo vivir en este planeta entre tanto llega al cielo, por eso fue escrita para que todo el mundo la pueda leer. Y esa es la razón por la que se ha traducido a tantos idiomas y dialectos.

La Biblia, como Palabra de Dios, es el único alimento autorizado por él mismo para el espíritu humano.

El segundo mito es el de la iglesia vista como un edificio y no como una congregación.

Los locales donde se reúnen los cristianos no son iglesias o templos, sino auditorios.

La iglesia es una asamblea, un grupo de personas que se reúne en cualquier lugar para adorar a Dios.

De hecho los cristianos no tuvieron edificios sino hasta después del siglo IV cuando el imperio romano cesó la persecución, pero iglesia tuvieron desde el siglo I cuando Cristo la creó.

Tampoco es exacto llamar al local templo, pues el templo en el Nuevo Testamento es el cuerpo físico del cristiano, donde habita Dios.

Y el último mito a considerar es el de las jerarquías religiosas, algo complicado en las tres vertientes del cristianismo.

La primer vertiente es la de la iglesia cristiana ortodoxa, llamada también cristianismo oriental, por tener su sede en Constantinopla, al oriente de Europa.

La segunda vertiente del cristianismo es la de la iglesia cristiana católica apostólica romana, llamada también cristianismo occidental, por tener su sede en Roma, al occidente de Europa.

Y la tercera vertiente es la de la iglesia cristiana protestante, que salió del mismo catolicismo en el siglo XVI. El protestantismo nunca tuvo una sede oficial por cuanto la iglesia era autónoma en cada país.

Entonces, enfocándonos en el asunto de las jerarquías veamos cómo éstas se han dado en las tres vertientes del cristianismo.

En la iglesia ortodoxa el obispo de Constantinopla se erigió como patriarca y jefe máximo de la misma.

En la iglesia católica, copiándose el modelo de la monarquía romana, nombraron Papa al obispo de Roma, o papá de todos los obispos, y lo hicieron el jefe llamándole sumo pontífice, que era uno de los títulos del emperador romano.

Y a nivel de los protestantes, aunque copiaron la figura del sacerdote católico llamándole pastor, nunca ha existido un jerarca universal, sino diferentes líderes en cada organización y país.

Lo anterior obedece a que en la Biblia no hay niveles de mando, sino de servicio, donde un apóstol o pastor tiene que ser un auténtico sirviente de los demás.

Si quieres seguir recibiendo los “Devocionales en Pijama” cada día, en tu correo electrónico, o para que le llegue a un amigo, suscríbete a nuestro boletín gratuito en la parte superior derecha de esta página. Saber tu nombre, apellido y país, nos permitirá escribirte de manera personalizada y compartirte notas de interés en tu país.

Hoy miércoles 16 de julio de 2014, transmitiré en vivo y en directo junto con Carolina Ansuini y Carlos Fushan, el programa de radio Noticias en Pijama” número 513. Podrás escucharnos y vernos dando clic aquí. El horario es de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana, hora de Miami.

Si quieres que seamos amigos en Facebook sólo marca “Me gusta” en la siguiente página: https://www.facebook.com/donizettibarrios

Ahora, si deseas disfrutar de buena música orgánica con sonido estéreo digital de alta resolución, da clic AQUÍ.

Tomado de:
“Devocionales en Pijama”
de Donizetti Barrios
Derechos reservados de autor.